Contratar agente inmobiliario

6 motivos para contratar a un agente inmobiliario

Una de las preguntas más habituales que puede hacerse cualquier persona antes de decidirse a contratar a un agente inmobiliario es ¿para que lo necesito realmente? Y ¿cuál será su aportación al proceso de venta?

También es una de las preguntas que nos hacemos desde RK para estar siempre a la vanguardia del sector.

Argumentos por el que debo de contratar a un agente inmobiliario

  1. Hacer las visitas: Muchas personas necesitan simplemente una ayuda para poder enseñar su casa. A veces por que no tienen tiempo. En ocasiones por comodidad, otras porque no les gusta tratar con terceros. Lo que la mayoría de aficionados desconocen es que existe un método para mostrar propiedades, un proceso concreto y una serie de preguntas que no debemos dejar de hacer jamás.
  2. Ocuparse de los contratos: Para otras personas el asunto del papeleo supone un trauma. No sólo se trata de disponer de un modelo de contrato. Eso es fácil de conseguir. Lo complejo es saber pactar las condiciones adecuadas para cada situación. Lo ideal es que la agencia disponga de un departamento jurídico para esto. La seguridad y tranquilidad que da esta parte del proceso es decisiva para generar confianza, evitar sorpresas y ahorrar tiempo. Poder comprar el conocimiento profundo de un profesional especializado sólo en transacciones inmobiliarias puede ser decisivo.
  3. Marketing y Difusión: Una de las cosas que un agente debe poder ofrecer a sus clientes es precisamente su capacidad para elevar el valor percibido sobre una propiedad. Y eso se hace con marketing. Desde el home staging, las fotos, videos y visitas 360 hasta el storytelling. La fase de difusión es fundamental para que cualquier comprador en activo encuentre nuestra propiedad en un mercado repleto de anuncios. Además tendremos que hacer de nuestra propiedad “algo deseable” frente al resto. Para toda esta fase necesitamos conocimientos, tecnología y una vez más, tiempo.
  4. Negociación: ¿quién no quiere tener a su lado a un buen negociador? Negociar la venta de algo propio implica cierta emocionalidad y no siempre es lo más recomendable. Cuando se contrata a un agente hay que ver si se trata de un buen negociador o de un “agente blando” ¿Qué clase de Negociador se alguien al que podemos imponer condiciones o rebajar sus honorarios? ¿Es ese quien deberá defender tu propiedad frente a las ofertas de los compradores más agresivos?. Cuando contratamos a un buen negociador contratamos experiencia, formación, obtenemos rentabilidad y evitamos situaciones tensas al tratar con terceros.
  5. Servicios a compradores: Cualquier agente que se precie podrá ofrecer servicios para facilitar la adquisición al comprador de tu casa. Deberá hacerle seguimiento, buscarle una hipoteca y preparar la documentación necesaria. Prestar buenos servicios a los compradores es fundamental para facilitar las operaciones. Además un agente formado debe cualificarles para evitar visitas de curiosos, molestias y falsas expectativas.
  6. Valorar la casa: Cualquier vendedor buscará siempre la máxima rentabilidad por la venta de sus propiedades. La mayoría de las veces el precio máximo no se consigue poniendo un precio alto. Este es un error de aficionados. Existen otras posibilidades que un buen agente sabe explorar. Hacer que la casa sea la más deseada en comparación, una buena negociación o contar con varias ofertas simultáneas, hace que se mejore muchísimo la rentabilidad.

Beneficios de contratar un agente inmobiliario

Si revisamos los beneficios que obtenemos veremos:

  • Comodidad
  • Seguridad
  • Tranquilidad
  • Confianza
  • Uso de tecnología
  • Conocimientos de marketing
  • Experiencia en negociación
  • Asesoramiento jurídico experiencia de mercado
  • Mejora de la rentabilidad
  • Información para la toma de decisiones

Y lo más importante: Tú tiempo. Porque el tiempo es vida.