Uno de los errores más comunes y costosos para el vendedor es poner un precio muy alto a su propiedad, pensando que con ello conseguirá vender mejor. Todos queremos vender al mejor precio posible, pero perder de vista el Valor de Mercado puede tener unas consecuencias muy desagradables.

House Mortgage Isolated on whiteLos precios excesivos suelen ser consecuencia del afecto que sentimos por nuestras casas, afecto que esperamos transmitir, en forma de un precio más elevado, al comprador. Ello, evidentemente, parte de un sentimiento irracional, y los compradores comparan de manera objetiva todas las viviendas en venta, independientemente de qué sientan por ellas sus respectivos vendedores.
En otras ocasiones, los vendedores piensan que, si ponen un precio alto, siempre habrá luego margen de negociación. La verdad es que elegir un precio excesivo sólo va a resultar en un precio final inferior al que obtendríamos si fijáramos un precio razonable desde el el principio basándonos en un estudio serio de mercado.

Por otro lado, existe una concentración de visitas al inicio del proceso de venta. Todos aquellos compradores que están comprando en ese momento querrán visitar tu inmueble. Si lo sitúas en el precio correcto, lo venderás bien y rápido. Si por el contrario te equivocas eligiendo un precio demasiado alto, tu vivienda se eternizará en el mercado, se irá “quemando” y al final tendrás que bajar el precio de una manera demasiado agresiva. Éste es uno de los peores errores que puedes cometer puesto que implican una pérdida REAL de dinero. Esto ocurre porque perdemos la demanda acumulada que existe en la zona hasta ese momento o, dicho de otro modo, los compradores que estén buscando casa en ese momento descartarán tu propiedad si les parece cara o poco realista. Si caes en ese error, en el mejor de los casos costará una barbaridad volver a introducir tu casa en su cesta de la compra. La mayoría no recordará el motivo racional por el que descartó tu casa: simplemente sabrá que la descartó y no la tendrá en cuenta.

nos importan más las personas que las propiedades
Los compradores que están buscando esperan algo nuevo. Quieren encontrar la casa antes que los demás.
Multi-ethnic group of people holding tablets in front of the faces
Perder la demanda acumulada cuando acabas de sacar tu casa a la venta es un error que no debes  permitirte.

La estrategia de ir bajando los precios poco a poco es un mal consejo. Si bajas algo ahora y un poco después… ¿por qué no esperar a que sigas haciéndolo? Así van a pensar los compradores. Evita este tipo de estrategias. Una propiedad que lleva meses y meses en el mercado es cada vez más difícil de vender. Los compradores no quieren comprar algo que muchos otros han rechazado antes. Quieren lo nuevo, la oportunidad. Quieren comprar algo que los demás todavía no han visto. No por que sea un “chollo”, sino porque son los primeros y el precio está ajustado a la realidad del mercado. Ponte “la gorra de comprador” para entender cómo piensan. O contrata a un agente Realmark que está entrenado y formado para explicarte todas estas cosas y defender tus intereses.

Nunca contrates a un agente inmobiliario porque te está asegurando que tu casa vale más de lo que realmente vale. Contrátale por su Plan de Marketing y, sobre todo, por su rigurosidad a la hora de elaborar un estudio de mercado y  establecer contigo el precio más adecuado de comercialización.

No pierdas dinero del grande por pequeños detalles.

Llama ahora a un Agente Realmark® y pídele que te personalice un Plan de Marketing para vender tu casa. Tu casa es lo más valioso que venderás jamás.

No tiene sentido perder dinero por no trabajar con los mejores.